Las compañías deberán prestar especial atención el en 2021 si quieren adaptarse a la nueva normalidad. La pandemia ha acelerado la formación en nuevas competencias digitales que se consolidarán el próximo año.
El machine learning, la inteligencia artificial ética, la moral de los datos o el 5G protagonizarán la era post-Covid-19.

  • La seguridad ocupará un lugar central: las empresas siguen anteponiendo la tecnología a la estrategia cuando se trata de la nube. La nube pública todavía funciona con post-its y contraseñas sin una respuesta clara sobre quién es el responsable de la seguridad. Hay una gran tecnología habilitadora, pero las organizaciones no han pensado en cómo usarla adecuadamente para su beneficio. En 2021 la seguridad y el gobierno del dato ocuparán un lugar central. Actualmente, el usuario imagina la nube como una solución rentable y eficiente, pero aún le falta el modelo de gobierno. El próximo año, habrá un mayor acercamiento hacia este gobierno del dato.
  • El año del machine learning: las compañías seguirán lidiando con un aumento exponencial de las cantidades de datos y de las complejidades en las nuevas tecnologías. El aprendizaje automático será fundamental para las empresas si quieren aprovechar al máximo esos grandes volúmenes de información. En 2021, la capacidad de una empresa para confiar en su modelo, en la medida en la que pueda producir acciones a partir de la información derivada de la inteligencia artificial, será determinante en su capacidad para sobrevivir.
  • Mayor preocupación por la ética de la inteligencia artificial: va a ser fundamental durante los próximos doce y veinticuatro meses. Hoy en día, las conversaciones giran en torno al anonimato de datos, pero el discurso se volverá más profundo. En 2021, la inteligencia artificial ética y la gobernanza de datos se van a aplicar a diferentes áreas como el rastreo de contactos, los vehículos conectados y los dispositivos inteligentes, así como a los perfiles digitales personales, con respecto al aumento de la huella cibernética que conduce a preguntas de privacidad.
  • La moral de los datos será decisiva: cada vez más personas son conscientes del poder de los datos y de la responsabilidad de su tratamiento por parte de las empresas. En 2021 veremos a más compañías implementar controles de ética de datos en el desarrollo de software. Y es que confirmar que lo que se desea desarrollar es moral va a estar al mismo nivel de importancia que garantizar la rentabilidad.
  • Las geografías emergentes liderarán la adopción del 5G: en los smartphones, pero la mayoría de las personas no se dan cuenta de que su teléfono en realidad no funciona a esta capacidad. Esto se debe a que, si bien, el smartphone puede admitir 5G, no sirve de nada sin una red adaptada. Los proveedores de telecomunicaciones están empezando a actualizar la tecnología de red para admitirla. En esta instalación de infraestructura 5G se da la paradoja que las geografías emergentes podrán superar el próximo año a las localizaciones convencionales. Cloudera explica que es mucho más sencillo instalar el último sistema tecnológico en un lugar nuevo que tener que revisar el sistema actual.
  • Redes eléctricas en evolución para nuevas fuentes de energía: es probable que la energía solar, la eólica y las baterías se conviertan en las mayores fuentes de energía en esta década. En 2021, comenzaremos a ver un cambio en las redes masivas que se usan hoy en día ya que la sociedad virará hacia el uso de más redes o microrredes comunitarias e incluso hacia sistemas individuales para hogares. Esta tendencia supondrá nuevos volúmenes de datos, más cercanos al consumidor, que deberán ser gestionados.

0 Respuestas

Dejar un comentario

¿Quieres unirte al debate?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *